Santa Marta, Ciudad turística por naturaleza Como de inmenso recurso para el turismo,
constantemente renovable y único, podría calificarse la región de santa marta. Frente al caribe y al
pie de la sierra nevada, la montaña más alta de la tierra a orillas del mar, aquí se ofrecen
constantemente las condiciones geográficas que el mundo turístico apetece y demanda. El
conjunto climático tropical de altas temperaturas a través de todo el año, atenuado por la proximidad de las sierras, es ideal para una placentera estancia para las personas sometidas a los
severos climas de invierno y de montaña.

Las bellezas naturales de sus paisajes, conformados por la presencia del mar y las montañas, la
exuberante flora tropical y una fauna ornitológica calificadas como de las más abundantes y
variadas del planeta, constituyen otros atractivos. Las bahías y ensenadas de Gaira (El rodadero),
Santa Marta, Taganga, Concha, Chengue, Neguanje, Guachaca, cinto, guachaquita, palmarito y
playa brava; los paisajes de costa verde, el cabo, cañaveral y castillete; los islotes de El Rodadero,
El Morro y la Aguja; los acantilados, abanicos aluviales, las plataformas con “praderas” submarinas
y los arrecifes coralinos, constituyen uno de los conjuntos físicos más espectaculares y hermosos
de Colombia, bordeado por las ultimas estribaciones de la Sierra Nevada. Las playas que, en el
turismo mundial se destacan como uno de los máximos atractivos de los viajeros, aquí se ofrecen
en casi todo el litoral de más de 200 kilómetros, siendo las más famosas las de Gaira-Rodadero y
Santa Marta.

Los hermosos ríos que bajan de la sierra se ofrecen como balnearios naturales. Con aguas frías y
abundantes, rodeados de esplendorosos paisajes, son un atractivo único porque permiten en sus
desembocaduras, simultáneamente, el baño marino y el fluvial. Hacia la costa norte, los balnearios
fluviales se encuentran en los ríos Piedras, Mendiguaca, Guachaca, Buritaca, Don Diego y
Palomino. Hacia el occidente, en los ríos Gaira, Toribio, Córdoba y Riofrio, entre otros, estos tres
últimos ubicados por fuera del distrito de Santa Marta.

Las montañas siempre han sido atractivo para el ser humano y si se encuentran cercanas a un mar
tropical y alcanzan grandes alturas, la contemplación de sus paisajes cambiantes y el disfrute de
las temperaturas de sus distintos pisos térmicos, acrecienta su interés. Alrededor de Santa Marta
comienzan a elevarse las primeras estribaciones de la sierra.

A santa marta se le señala como la más antigua ciudad existente del hemisferio occidental
continental. Fue fundada el 29 de julio de 1525 por el sevillano Don Rodrigo de Bastidas. Este
hecho la hace un lugar histórico por excelencia. Pero antes de la conquista española, se asentó en
esta región una de las más avanzadas culturas indígenas de actual territorio colombiano, los
tayronas.

La sierra nevada de santa marta es uno de los más espectaculares accidentes geográficos de
América. Fray Antonio Julián le adjudicó a la provincia de santa marta el título de perla de
américa.

Santa Marta aún conserva construcciones coloniales y republicanas que atraen la atención de
propios y visitantes, por sus valores históricos y arquitectónicos como la construcción de la
catedral, la casa de la aduana, la construcción del seminario de San Juan Nepomuceno, la Quinta
de San Pedro Alejandrino entre otras.

En el 2025, santa marta cumplirá 500 años de fundada y desde ya la ciudad del cacique
cuchacique, del fundador Rodrigo de Bastidas y del libertador Simón Bolívar (la ciudad tairona,
hispana y republicana) debe prepararse para ser el principal destino eco turístico y de turismo
cultural en Colombia. La ciudad también debe atraer aquellos Colombianos y extranjeros que
quieran tener en Santa Marta su segunda vivienda.